El Oso Mañoso va a la escuela


El Oso Mañoso va a la escuela



Esa mañana la señora osa despertó muy temprano porque su hijo, el oso Mañoso, iba por primera vez al colegio.

¡Qué emoción ver al hijo vestido con uniforme marchando en la fila hacia la sala de clases!


La osa suspiró llena de orgullo y se levantó. Como era muy hacendosa, la noche anterior había dejado listos los zapatos y el pantalón, la camisa y el cinturón. El pantalón bien planchado, el cinturón en la silla, los zapatos en el suelo y la camisa amarilla.

—¡Arriba, hijo mío, que el colegio te espera! —cantó la osa, amarrando la bata de levantarse a su cintura gorda gorda.


Y sin fijarse en que su hijo se daba media vuelta en la cama y se hacía el dormido, corrió a la cocina a prepararle un desayuno sencillo: jugo de naranjas, huevos con jamón, pan con mermelada, helado y turrón.

—¡Arriba, hijo mío, que el desayuno te espera! —cantó la mamá osa, corriendo al baño a ducharse con jabón de pino.

Pero el osito se reía en la cama haciéndose el que soñaba.

—¡Arriba, hijo mío, que el baño te espera! —cantó la mamá osa, mientras corría a su dormitorio a ponerse el vestido más lindo para que las otras mamás la encontraran elegante.

Y el osito se tapaba los oídos para seguir durmiendo.

—¡Arriba, hijo mío, tu uniforme te espera! —cantó la mamá osa mientras se hacía unos rulos preciosos en la frente.

Y el osito no escuchó, porque se había tapado la cabeza con la almohada.

—¡Vamos al colegio, que la profesora te espera! —cantó la mamá osa, saliendo de la casa.

Caminó ligero, les sonrió a las flores, aspiró profundo, se llenó de olores.

—¿Adónde va tan apurada, señora osa? – preguntó el lechero.

- ¡Llevó a mi hijo al colegio! - respondió la osa muy orgullosa.

El lechero miró y miró pero al osito no vio.

Y la osa se apuró porque ya escuchaba el timbre que llamaba a los alumnos.

—¿Adónde va tan apurada, señora osa? — preguntó el panadero.

—¡Llevo a mi hijo al colegio! — respondió la osa muy orgullosa.

El panadero miró y miró pero al osito no vió.

El colegio estaba a la vuelta de la esquina y allá se veían los alumnos tomados de la mano de sus mamás, y la señorita avestruz los contaba con un dedo.

—¡Soy la mamá del oso Mañoso! —cantó la señora osa, contenta de que las otras señoras le miraran el vestido y los rulos sobre su frente.

— Mucho gusto. ¿Y dónde está su hijo? — preguntó la señorita avestruz, observándola por encima de sus anteojos.

—¡Aquí! — respondió, orgullosa la osa.

Y miró y miró pero a su hijo no vió.

—¡Estaba con zapatos, estaba con pantalón, estaba con camisa y con un cinturón! —exclamó, espantada la osa.

—¡Pero no está! —dijo la señorita avestruz, frunciendo las cejas.

—¡Le preparé un desayuno sencillo: jugo de naranjas, huevos con jamón, pan con mermelada, helado y turrón! —se desesperó la osa, mirando para todos lados.

—¡Pero el osito no está! —insistió la señorita avestruz, enojada.

—¡Es que... no entiendo! —gimió la pobre osa, buscando a su hijo entre todos esos animalitos tan peinados y acicalados.

—¡Lo espero mañana sin falta, señora osa! ¡A la clase, niños!

¡Un, dos, un dos! — dijo la señorlta avestruz, moviendo las plumas de su cola para llevar el compás.

La señora osa regresó corriendo a la casa.

Y allí encontró a su oso Mañoso, tapado en su cama.

—¿Porqué no fuiste al colegio? — preguntó la osa, furiosa.

Pero Mañoso no respondió porque se estaba haciendo el dormido: la boca redonda, los ojos cerrados, las manitos gordas, el cuello doblado.

— Pobrecito, debe estar soñando lindos sueños —se dijo la osa enternecida. Y se fue cantando a hacer el aseo.

Al otro día Mañoso dormía mientras lo vestía, dormía cuando lo lavaba, dormía mientras comía, dormía cuando caminaba.

Esta vez la señora osa llegó la primera de todas al colegio. Y se veía tan orgullosa junto a su hijo que dormía parado, que las otras mamás no se dieron cuenta de que estaba con bata de levantarse y no se había hecho rulos en la frente.

Ana María Güiraldes

2 comentarios:

  1. Anónimo18:32

    muy útil la pagina y clara,,,los felicito

    ResponderEliminar
  2. apenas lo vi me gusto,buen trabajo me ayudara bastante en mi trabajo con los niños, muchas gracias DIOS les bendiga.

    ResponderEliminar

No te vayas sin dejar tu comentario