El sueño de las letras

En la escuela están aprendiendo el abecedario. 
En la cabeza de Carlos revoloteaban las letras como pájaros.
Empieza a dormirse y en su sueño... 


Las letras caminaban en fila, ordenadas y en perfecta formación.
Un día la A dijo:
-Estoy cansada de ir siempre primera. ¡Qué nos dirija la B!
-¡Bueno!- contestó la B orgullosa hinchándose un poco más su barriga-. Pero ahora tendremos que cambiar de nombre, en vez de llamarnos Abecedario nos llamaremos Becedario. ¡Para eso soy yo la primera! 

Las letras con su nueva directora emprendieron la marcha.
La B con su enorme barriga iba muy despacio. Pronto empezaron las quejas en toda la fila:
-¡Ya está bien! -gritaba la Y levantando los brazos. -¡Rápido, rápido! -decía la R, ronca de tanto repetirlo.
-¡Imposible a este paso! - chilló la I, con su aflautada voz.
-¡Ligeras, más ligeras... ! - voceaba la L.
Con todo este alboroto, la barrigona B se puso muy nerviosa y tropezó. El lío fue enorme. Las letras chocaron una con otras. La O rodó y cayó sobre la Z. La I lloraba porque había perdido su punto. La S del golpe se había puesto derecha. La M se torció una de sus patas y la LL se convirtió en L porque no encontraba a su hermana gemela.
Cuando pudieron, se sentaron al lado del camino. Unas a otras se estuvieron curando.
Las letras más importantes se reunieron urgentemente. Las vocales que según ellas son imprescindibles, llevaron la voz cantante.
-Hay que buscar una solución- dijo la U, con una voz que asustaba.
-¡Sí, sí! -respondieron a coro las demás.
-¿Qué hacemos? insinuó la preguntona Q.
-Pues ... lo dudo contestó la D, indecisa.
-Si vale mi opinión, creo que debemos seguir como al principio -sentenció la S, siempre tan sabia y prudente.
-Puede que sea lo mejor- afirmó la P -
Pensad en el lío que se formaría en los diccionarios.
-Todos saben que lo primero que han de encontrarse es la A- dijo la T, tartamudeando y con mucho trabajo.
La A quiso protestar. Pero todas empezaron a alabarla y, como es un poco vanidosa, al final aceptó.
-En marcha - ordenó la A.
Y las letras en fila, A, B, C..., ordenadas y en perfecta formación, continuaron su camino.


El Arca de los cuentos
Vicens Vives (1er Grado)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

No te vayas sin dejar tu comentario