13.3.12

La Zarza Ardiendo

Lámina de Moisés y la zarza ardiendo

Les comparto, que realice con imagenes de la web


 La zarza ardiendo

Pasaron los años y el pueblo de Israel seguía sufriendo mucho en Egipto, y todos los hebreos rezaban a Dios pidiéndole ayuda.

Dios quiso librar a su pueblo escogido, el pueblo de Israel, de los malos tratos de los egipcios.

Un día fue Moisés con las ovejas de Jetró, su suegro, al monte Horeb, este es el Monte de Dios.

El ángel de Dios se le presentó a él bajo la apariencia de una llama ardiente en medio de un montón de espinas.


Moisés vio que el montón de espinas (la zarza) ardía pero no se quemaba y dijo: Voy a mirar más de cerca este hecho tan asombroso y saber porqué la zarza no se consume.
Cuando se acercaba Moisés, Dios le llamó de en medio de la zarza:
─ ¡Moisés! ¡Moisés!.

Moisés contestó: Aquí estoy.

Dios le dijo:
─ No te acerques. Quítate las sandalias, pues este lugar es tierra sagrada. Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob. Yo te voy a enviar al Faraón para que saques a mi pueblo de Egipto.

Moisés le preguntó: ¿Quién soy yo para hacer eso? Además, ¿quién les digo que me envía?

Dios le dijo a Moisés: ─ Les dirás: me envía el que se llama YO SOY EL QUE SOY. Así les dirás: YO SOY me ha enviado a ustedes. Me envía el Dios de sus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob.

Moisés le contestó a Dios: No me creerán.

Entonces Dios le dio poder a Moisés para que hiciese cosas sorprendentes. Uno de ellas fue convertir el bastón que llevaba en una serpiente, y después otra vez en bastón. Así mostraría a los del pueblo de Israel que Dios estaba con Moisés.

Y le dijo que se llevase a su familia y a su hermano Aarón, para que hablase por él, pues Aarón explicaba muy bien las cosas.

Y así lo hizo Moisés.

La Zarza ardiendo


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada